Archivos para noviembre, 2009

Por Nano

Mientras que nuestros legisladores suspenden el tratamiento del proyecto de ley temerosos ante la inminente maldición de las siete plagas de Egipto por parte de la Iglesia Católica, del otro lado del océano atlántico, hay un hecho que ha movlizado a grupos de activistas. Un lamentable y triste ejemplo de lo que sucede, cuando el Estado le da la espalda al ciudadano.

José Luis González Farrais es un ciudadano español que mantenía una relación estable y de convivencia efectiva con un integrante del ejército español. Ambos convivían en un inmueble que pertenece al Departamento de Defensa de España, por el cual abonaban un alquiler. En 2001 la pareja de José Luis, quien padecía leucemia, muere. Nunca tuvieron la oportunidad de casarse puesto que es España, la reforma de la ley de matrimonio, se sancionó en 2005.

“Yo no pido que me den nada. Sólo quiero un trato igual al que se ha dado a los demás vecinos. ¿Por qué a mí no me venden la casa como al resto de personas?“,

Un tiempo atrás, el departamento de Defensa comenzó a vender los departamentos a sus inquilinos, y fue entonces cuando José Luis pidió tener la misma oportunidad que sus vecinos. Allí comenzó un largo camino judicial, por el cual Jose Luis ha presentado un recurso de amparo por ver vulnerado su derecho a la igualdad:

La orden de desalojo llegó antes que el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre el recurso de amparo presentado por José Luis, y finalmente, fue literalmente arrastrado puertas afuera, como podrán ver en este video que publica Diario el Mundo.

Mientras tanto, nuestros legisladores, continúan postergando el debate. Mientras tanto, nuestros legisladores, siguen dando la espalda.

Anuncios

Por Nano

La noticia llegó por varios medios. Se puede consultar en El Cronista, Infobae, y AG Magazine

Sin nombre

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, se mostró un poco a favor, y un poco en contra sobre el matrimonio de las parejas del mismo sexo. Ustedes de preguntaran ¿cómo es esto? Y es que, fiel a su estilo de "hablo mucho y no digo nada" (ni hablemos de hacer…) el gobernador ambivalente dejo en claro (o no tan en claro) cual es su postura. En una entrevista en el programa El Oro y el Moro, que conduce Oscar González Oro (¿casualidad?) demostró la concatenación lógica y coherente que lo lleva a postular que matrimonio es igual a la suma de un hombre con una mujer. Una ecuación fácil, sencilla y limpia de connotaciones. En efecto, estas fueron sus palabras: "La definición de matrimonio la vinculo a familia, matrimonio, a la unión hombre-mujer". De todas maneras, dijo reconocer las libertades individuales y sentir un "profundo respeto". Es decir, nos respeta profundamente, dejando bien en claro, que las parejas de mismo sexo no constituyen una familia (algún libro para el gobernador… que lea y después opine).

"La definición de matrimonio la vinculo a familia, matrimonio, a la unión hombre-mujer".

Notese, además, su asociación: la definición de matrimonio, la asocia a matrimonio. ¿No es genial este tipo? Brillante. Sinceramente, un erudito. Y no termina ahí; no tuve oportunidad de escuchar el programa que emite por la mañana Radio 10, pero no sé si su conductor le peticionó al Sr. Gobernador una lluvia de ideas o un torbellino de palabras… O si por el contrario, el ex vicepresidente se estaba tomando una sopa de letras o se estaba clavando un vaso con algún contenido que no se puede comprar después de las 23 Hs, porque prosiguió: "En el tema matrimonio tengo la visión: vínculo, pareja, convivencia, derecho, unidad civil". Habría que preguntarle a Karina, mientras nos perfuma la nota.

De todos modos, me resulta simpática la estructura de pensamiento (aunque básica) de Daniel. Quiero probar como funaciona: "La definición de voto la vinculo a soberano, representación… es decir, yo soberano le doy mi voto para representarme"… Creo que acabo de descubrir a quién NO voy a votar en las próximas elecciones…

Pero… ¿en qué quedamos Gobernador? Agradecemos su respeto, pero además necesitamos apoyo político… evidentemente, con usted no podemos contar.

No es de extrañar que el gobernador bonaerense tenga serios problemas conceptuales: para alguien que cree que la inseguridad desmedida en su propia provincia es una "sensación" o una "ola", es coherente que crea que el derecho al matrimonio es únicamente para parejas heterosexuales…. Para el resto, les mando una "sensación" de matrimonio y una "ola" de respeto. Y todos felices.

Todos aquellos que no somos hetero-normales, estamos viviendo un momento tanto histórico como importante. Y no es importante sólo para los que formamos (activamente o no) la comunidad GLTTB, sino para todos los ciudadanos que conformamos esta sociedad, la cual está a un paso de convertirse en una sociedad más integrada, justa e igualitaria.

El tratamiento del proyecto de reforma del Código Civil, y el reciente fallo de la jueza Gabriela Seijas, son cuestiones que han puesto sobre la mesa el reconocimiento de los que siendo diferentes, estaban por fuera de ley y desprotegidos por el Estado. Estos dos momentos, sumado a que la pareja formada por los activistas Alex Freyre y José María Di Bello ya poseen fecha para celebrar su matrimonio, son la perfecta muestra, que esta sociedad está en el momento oportuno para dar un paso adelante.

Sin embargo, no todos tienen ganas de una sociedad plural e integrada. Por el contrario, grupos conservadores, y la mayoría relacionados con la Iglesia Católica, se han mostrado en contra del fallo de la jueza Seijas, y han intentado revertir la situación. La Asociación de Abogado Católicos y el Colegio de Abogados presentaron recurso de amparo, mientras que el penalista Pedro Andereggen presentó un pedido de nulidad para frenar la medida.

No se trata de un capricho, ni de un reclamo absurdo. Es el la lucha por el reconocimiento como ciudadanos, como parte de esta sociedad, como actores sociales que hoy por hoy, estamos por fuera de la ley, no por criminales, sino porque la ley no nos integra, y el Estado nos deja al margen. Las críticas al fallo de la jueza Seijas podrán ocupar cientos de hojas, las observaciones técnico-jurídicas que se le puedan observar hasta podrán ser válidas, pero hay algo que es innegable, y a la vez, inadmisible dentro de una sociedad igualitaria: es la inconstitucionalidad en la que está incurriendo el Estado que no reconoce los derechos de sus propios ciudadanos.

Mientras que abogados conservadores hacen lo imposible para que no se produzca el legítimo matrimonio entre dos personas del mismo sexo el próximo 1ero de Diciembre, la Iglesia introdujo un poco de presión entre los legisladores. Prueba de esto último es el reprochable comportamiento de varios legisladores que no dieron quórum en la última reunión de las Comisiones que discutían el Proyecto de Ley. Sobre este penoso y muy criticable suceso, recomiendo que lean esta nota que el periodista José Luis Jacobo de Mar del Plata, mantuvo con el periodista Bruno Bimbi quién lleva una cobertura excelente y muy precisa de este tema.

 

Camino a la Igualdad

Publicado: 25 noviembre 2009 en Editorial

Por Nano

A pesar de haber entrado casi hace una década al tercer milenio de nuestra era, las legislaciones de países como el nuestro parecen permanecer inmutables, y así, dejar cientos de miles de ciudadanos al margen de los derechos. Pensar que algo tan básico pero a la vez tan valioso y necesario como la igualdad ante la ley, que a la vez es un derecho constitucional, parecía quedar inadvertida por el Estado, y así continuar desterrando a ciudadanos y ciudadanas de los derechos que constitucionalmente nos pertenecen.

La llegada a la Cámara de Diputados del proyecto de ley de reforma del código civil para reconocer el derecho a las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio, es un gran paso y una gran conquista de aquellos y aquellas que se han esforzado y han luchado por la conquista de derechos negados por el propio Estado.

Y esto no es todo. La sentencia de la jueza Gabriela Seijas que ha declarado como inconstitucional la negativa a otorgar turno para contraer matrimonio a los jóvenes activistas Alex Freyre y José María Di Bello, que ha causado tanto revuelo entre los sectores más conservadores, se suma al debate y sienta precedente de otras causas similares que esperan sentencia. El fallo, que además de completo es jurídicamente impecable y más que fundado, lo pueden ver en el blog del periodista Bruno Bimbi-

Pero no se trata únicamente de la conquista de derechos para la comunidad GLLTB. En mi opinión esto trasciende al colectivo GLLTB, y va más allá. Esto consitutye un paso más hacia una sociedad igualitaria, completa, integrada. La ley abre un camino, que aunque difícil, será el camino de la igualdad. El camino del reconocimiento de personas que hasta hoy viven fuera de la ley, de una ley que los ignora, y de un Estado que no los protege. Porque el no reconocimiento de la ley, no significa su inexistencia. Las parejas homosexuales existen, como existen las familias homoparentales aunque no haya ley que los ampare, ni Estado que los proteja, ni Registro Civil que acredite el vínculo.

El promulgar la nueva ley de matrimonio, no nos convertirá en un país del primer mundo, no resolverá los actuales problemas sociales que hoy se viven en cada rincón del país; pero de lo que podemos estar seguros, que, como país, estamos dando un paso más en la construcción de una sociedad más igualitaria, más justa, y de un Estado capaz de incluir dentro de sus leyes, a todos aquellos, que desde hace tiempo, había dejado a un costado.

 

 

Etiquetas de Technorati: ,,,,

ADLa decisión de no apelar el fallo de la jueza Grabiela Seijas por parte del Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri puso los pelos de punta a más de un conservador. Pero si hay alguien que se lleva todos los premios, es el Cardenal Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, quien salió corriendo de la catedral con la casulla al viento a querer poner orden moral en medio se semejante herejía.

EL señor mayor que viste con estola, generalmente color púrpura, se habría sentido "sorprendido" por la decisión de Mauricio "Pro" de no apelar, e insinuó que estaría incurriendo en una falta en sus deberes como "guardián de las leyes". Como es típico de los representantes de la Iglesia Católica, intentan influir en las decisiones del gobierno. No es de ahora, claro; es un comportamiento que los destaca hoy, pero es un vicio que se han tomado desde que pisaron continente americano.

Como es de esperar de este tipo de clérigos conservadores, han comenzado a movilizar otros sectores del palo para lograr que el próximo 1ero de Diciembre los activistas Alejandro Freire y José María Di Bello, no concreten el primer matrimonio entre dos personas del mismo sexo, que será el primero en materializarse en Argentina, y en el resto de América Latina. La técnica a la que recurrió el purpurado fue precisamente, la única para la que está habilitado: sermonear.

Entonces, nerviosismo mediante, hablan del apocalipsis de la sociedad, de la crisis de valores, de la destrucción de la familia. Que Dios no nos quiere por ser enfermos y que la biblia nos castiga. Pero no pequemos (¿) de insensibles. Entiendan a este señor mayor, que lee latín y griego, que usa ropa de hace 1.500 años, que camina con un bastón que no necesita, y que además, se hace besar el anillo (cosas raras si las habrá). ¿Cómo va a entender de que se trata? Antes que nada, y por encima de todo, está el dogma. ¿Pero hasta qué punto la iglesia, y todos los sectores conservadores asociados a ella no son capaces de presionar para detener el debate?