Camino a la Igualdad

Publicado: 25 noviembre 2009 en Editorial

Por Nano

A pesar de haber entrado casi hace una década al tercer milenio de nuestra era, las legislaciones de países como el nuestro parecen permanecer inmutables, y así, dejar cientos de miles de ciudadanos al margen de los derechos. Pensar que algo tan básico pero a la vez tan valioso y necesario como la igualdad ante la ley, que a la vez es un derecho constitucional, parecía quedar inadvertida por el Estado, y así continuar desterrando a ciudadanos y ciudadanas de los derechos que constitucionalmente nos pertenecen.

La llegada a la Cámara de Diputados del proyecto de ley de reforma del código civil para reconocer el derecho a las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio, es un gran paso y una gran conquista de aquellos y aquellas que se han esforzado y han luchado por la conquista de derechos negados por el propio Estado.

Y esto no es todo. La sentencia de la jueza Gabriela Seijas que ha declarado como inconstitucional la negativa a otorgar turno para contraer matrimonio a los jóvenes activistas Alex Freyre y José María Di Bello, que ha causado tanto revuelo entre los sectores más conservadores, se suma al debate y sienta precedente de otras causas similares que esperan sentencia. El fallo, que además de completo es jurídicamente impecable y más que fundado, lo pueden ver en el blog del periodista Bruno Bimbi-

Pero no se trata únicamente de la conquista de derechos para la comunidad GLLTB. En mi opinión esto trasciende al colectivo GLLTB, y va más allá. Esto consitutye un paso más hacia una sociedad igualitaria, completa, integrada. La ley abre un camino, que aunque difícil, será el camino de la igualdad. El camino del reconocimiento de personas que hasta hoy viven fuera de la ley, de una ley que los ignora, y de un Estado que no los protege. Porque el no reconocimiento de la ley, no significa su inexistencia. Las parejas homosexuales existen, como existen las familias homoparentales aunque no haya ley que los ampare, ni Estado que los proteja, ni Registro Civil que acredite el vínculo.

El promulgar la nueva ley de matrimonio, no nos convertirá en un país del primer mundo, no resolverá los actuales problemas sociales que hoy se viven en cada rincón del país; pero de lo que podemos estar seguros, que, como país, estamos dando un paso más en la construcción de una sociedad más igualitaria, más justa, y de un Estado capaz de incluir dentro de sus leyes, a todos aquellos, que desde hace tiempo, había dejado a un costado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s