Posts etiquetados ‘Gabriela Seijas’

Como si supieran lo que iba a suceder, como si ya estaría planeado de antemano, Alex Freyre y José María Di Bello, ante la incoherente negativa del Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, expresaron la esperanza de recibir el 2010 casados el mismo día que les fue negado su derecho reconocido jurídicamente. Y finalmente, así fue.

Sin anunciarlo, ni “levantar la perdiz”, la pareja de chicos que, como tantos otros, le pusieron el cuerpo al reclamo por los derechos contrajeron Matrimonio (para el pesar de muchos, que quieren reservar el sacro término para las parejas heterosexuales) en la provincia de Tierra del Fuego. Según aparece en algunos medios, uno de los integrantes de la pareja habría hecho cambio de domicilio en Ushuaia, para luego solicitar turno en el Registro Civil, el cual, como se esperaba, fue negado. Con la negativa del Registro Civil, y el fallo de la Jueza Gabriela Seijas, hicieron una presentación ante la Gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos quien autorizó al Registro Civil a casar a la pareja mediante Decreto.

En AGMagazine, la gobernadora Fabiana Ríos, lo explica así: “habiendo una sentencia judicial firme, negarme a que se realizara la acción hubiera implicado arrogarme facultades judiciales; la inconstitucionalidad del Código Civil, para el caso de esta pareja ya estaba sentenciada por la Justicia, sin perjuicio de que, en la ciudad de Buenos Aires, otra decisión judicial (la de la magistrada Marta Gómez Alsina) había suspendido la ejecución del acto”.

Así, finalmente, Alex y José María, llegan a fin de año unidos por el matrimonio. Un paso gigantesco para que los derechos de todos y todas y sean reconocidos por el Estado. Cabe destacar que este logro, que se materializa en Alex y José María, es fruto del trabajo constante de la FALGTB, que viene luchando por este y otros derechos hace bastante tiempo.

¿Y ahora que?

No va a faltar quien mañana a la mañana exclame de pudor y con sentido apocalíptico. Seguramente, la iglesia, de mano de Bergo refunfuñará a más no poder. Es más, no hará que esperar hasta mañana: el Diario La Nación, ya publicó la nota en su página, donde le consultan a Eduardo Sambrizzi (nada menos que de la Asociación de Abogados Católicos), quien dijo (como si fuera una verdad revelada) que el matrimonio es nulo. Lamentablemente para él, no hubo ni jueza Marta Gómez Alsina con fallo y medida cautelar en mano, que pudiera detener lo que, sin lugar a dudas, escribe una nueva historia, y tuerce el destino poco feliz que muchos sectores conservadores ansiaban. Por supuesto, como es de esperar, en el foro de lanacion.com los desagrados contra la efectivización del matrimonio de Alex y José Maria, son moneda corriente.

Y al final…

Me pregunto, si Mauricio Macri “arrugo”… Fabiana Ríos tuvo “los huevos” que Maurcio se olvidó de llevar puestos…?

Anuncios

Mientras en Argentina Mauricio Macri desconoce su palabra y una jueza image saca mágicamente de la galera una medida cautelar para impedir el primer matrimonio entre personas del mismo sexo, en España, la justicia parece funcionar de manera diferente. Tal vez no. Tal vez sí….

El juez Fernando Ferrín Calamita, fue condenado a pagar una indemnización de

€6.600 por haberse comprobado el delito de prevaricato, más puntualmente por un delito de retardo malicioso en la administración de Justicia con la agravante de desprecio de la orientación sexual. (mas info en AG Magazine)

Esto fue a raíz de la presentación que hizo una pareja de lesbianas para que permitieran a la madre no-biológica la adopción de la hija que, de hecho, ya era de ambas.

Mientras tanto, en Argentina

Los legisladores hablan entre pasillos, pero hacen muy poco desde sus bancas (no todos, claro). Macri y su gobierno “pro”, no son más que una mentira y una vergüenza. La Presidencia no emite ni un suspiro sobre el tema. La justicia, que primeramente tuvo un fallo histórico e impecable, logró acallar esta conquista con una medida inventada, sin pies ni cabeza. La Corte Suprema promete pronunciarse sobre el tema de fondo, pero hace más de dos años que tiene la causa de María Rachid y Claudia Castro, y todavía están debatiendo.

Finalmente, aquellas cuestiones que antes parecían difusas empiezan a aclararse de a poco. En efecto, la decisión del Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri de no celebrar el matrimonio de Alejandro Freyre y José María di Bello, no es más que la verdadera cara conservadora de un político que entre medio de todos los escándalos que lo rodean pretende simular ser un liberal, sonriendo con una mueca casi esforzada ante la cámara amateur que lo filma para su propia fanpage de Facebook.

La estrategia para “salir” del compromiso que había asumido al no apelar elimage fallo de la jueza Seijas, fue facilitada por una situación casi bochornosa y sin sentido. Si bien la mayoría de los medios capitalinos se adhirieron a la explicación del gobierno porteño aduciendo “fallos contrapuestos”, no hubo por parte de Mauricio Macri un solo ápice de coherencia y sentido común al encontrarse ante una sentencia firme, más una medida cautelar que le ratificaba que el matrimonio debía realizarse. El gobierno de la ciudad, quiso llevar el tema ante la Corte Suprema, quienes desestimaron la presentación.

Días pasados, Carmen Argibay, integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en dialogo con Magdalena Ruiz Giñazú, puntualizó sobre el tema: dejo en claro que “no hay conflicto de poderes” y que la presentación fue desestimada por estar mal planteada. También reconoció que la sentencia que autorizaba el matrimonio se encontraba firme y que jurídicamente era el Registro Civil quien debía acatar la orden de la jueza Seijas, aunque la orden en última instancia, emanara de Macri.

El Modus Operandis PRO

Finalmente, nada parece sorprendernos. Si años atrás en una entrevista a Página/12, Macri contemplaba la homosexualidad como una enfermedad, una cosa “anormal”, no nos es de extrañar que a último momento se arrepienta de ser tan liberal. Entro todos los escándalos de diverso tenor que está protagonizando en su breve gobierno, el tema de su promesa incumplida, parece resultar un tema menor. Ya Gabriela Michetti, acutó de una manera muy parecida cuando dijo que “en realidad” entiende que el matrimonio entre personas del mismo sexo es la “unión civil ampliada”.

En definitiva: cuando no es por fallos contrapuestos o “diferencias conceptuales”, de una u otra manera buscan una excusa, que les venga como anillo al dedo

Mauricio Macri faltó a su palabra, rompió una promesa, en resumen, mintió. A pesar de la evidencia de su falta de ética como Jefe de Estado, pero más principalmente, como sujeto, ha intentado disfrazar su abierta deshonestidad con la llegada de dos fallos antitéticos entre sí. Por tal cuestión ha decidido llevar el caso a la Suprema Corte para que dirima una (muy falsa) contradicción entre fueros. Esa fue su coartada y  su justificación frente a una bochornosa mentira, que habla por sí sola.

Fallo históricoimage

El fallo de la Dra. Gabriela Seijas, es histórico, sin lugar a dudas. Pero además, es un texto impecable, fundado,  argumentado hasta en su más mínimo detalle. Como refiere G. Arbello , es verdad que se puede sentir el espíritu liberal que surca cada renglón. Que una jueza, incluya en el fallo citas de Guiles Deleuze y Hanna Arendt, seguramente ha dejado en la sorpresa a más de uno entre aquellos que hicieron todos los esfuerzos por dar por tierra con este fallo.

No tengo ninguna preparación en derecho, y seguramente me confunda con tecnicismos y formalidades jurídicas, pero puedo dar fe (como cualquiera que se atreva a leerlo) que el fallo supera toda refutación, y que no cabe duda que es firme.

Aquello que yo rescato, y que puede aportar una muy sencilla lectura lo expongo a continuación:

· Pone en evidencia la completa competencia sobre la materia, por ser el caso perteneciente al fuero Contencioso-administrativo. Puesto que el amparo nace a partir de la imposibilidad que plantea el registro civil de celebrar el matrimonio.

· Contra la respuesta del gobierno de la ciudad, que considera que la vía aparo no es la apropiada, la jueza indica que es correcta la consideración, pero que ante la falta de otros mecanismos eficaces, se hace lugar al recurso.

· Explica que no poner en duda una norma del Código Civil por el solo hecho de haber sido sancionada por el Congreso, anularía el diálogo y la interrelación de los poderes, tal como la república está constituida. Además explica que, en ocasiones, los intereses de la mayoría incurre en el desconocimiento de las minorías, que no por ello son menos importantes, y que tal cuestión atenta contra el sistema democrático que la Nación adoptó.

· Reconoce que los códigos puestos en duda de constitucionalidad, impiden a Alex y José María a disfrutar de los derechos, de los cuales son titulares las parejas que acceden al matrimonio.

· Explica el derecho a la igualdad. Indica su presencia en la Constitución Nacional, en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires y en Pactos Internacionales. Indica que la concepción  de igualdad ante la ley, se ha modificado en el transcurso del tiempo. Detalla que no se es igual en la medida de la ley, sino ante ella, y que esto exige respetar las singularidades. Explica el derecho a ser diferente. Incluye el Art. 11 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, y cita el voto de Zaffaroni en el Congreso Constituyente de 1996 que dio lugar a tal artículo.

· Dando por sentado que la Constitución de la Ciudad garantiza el derecho a ser diferente no admitiendo discriminación por orientación sexual, se entiende que los artículos en cuestión excluyen a Alex y José María a gozar de los derechos que le corresponden, y que tal normativa (los artículos del Código Civil sobre los cuales se debate) “no superan examen de constitucionalidad”

· Hace un estudio de derecho comparado entre antiguas restricciones para contraer matrimonio, y la cuestión traída a juicio.

· Explica los cambios suscitados en la institución del matrimonio, desde la conformación de la República hasta nuestros días. Una verdadera clase de historia. De esta manera deja demostrado, que el matrimonio no es “natural” y que además es una institución que ha modificado paulatinamente su estructura. En este mismo sentido, reseña una serie de concepciones del matrimonio, y la necesidad de actualizar dicho concepto, sobre todo, a partir del caso en cuestión.

Todos aquellos que no somos hetero-normales, estamos viviendo un momento tanto histórico como importante. Y no es importante sólo para los que formamos (activamente o no) la comunidad GLTTB, sino para todos los ciudadanos que conformamos esta sociedad, la cual está a un paso de convertirse en una sociedad más integrada, justa e igualitaria.

El tratamiento del proyecto de reforma del Código Civil, y el reciente fallo de la jueza Gabriela Seijas, son cuestiones que han puesto sobre la mesa el reconocimiento de los que siendo diferentes, estaban por fuera de ley y desprotegidos por el Estado. Estos dos momentos, sumado a que la pareja formada por los activistas Alex Freyre y José María Di Bello ya poseen fecha para celebrar su matrimonio, son la perfecta muestra, que esta sociedad está en el momento oportuno para dar un paso adelante.

Sin embargo, no todos tienen ganas de una sociedad plural e integrada. Por el contrario, grupos conservadores, y la mayoría relacionados con la Iglesia Católica, se han mostrado en contra del fallo de la jueza Seijas, y han intentado revertir la situación. La Asociación de Abogado Católicos y el Colegio de Abogados presentaron recurso de amparo, mientras que el penalista Pedro Andereggen presentó un pedido de nulidad para frenar la medida.

No se trata de un capricho, ni de un reclamo absurdo. Es el la lucha por el reconocimiento como ciudadanos, como parte de esta sociedad, como actores sociales que hoy por hoy, estamos por fuera de la ley, no por criminales, sino porque la ley no nos integra, y el Estado nos deja al margen. Las críticas al fallo de la jueza Seijas podrán ocupar cientos de hojas, las observaciones técnico-jurídicas que se le puedan observar hasta podrán ser válidas, pero hay algo que es innegable, y a la vez, inadmisible dentro de una sociedad igualitaria: es la inconstitucionalidad en la que está incurriendo el Estado que no reconoce los derechos de sus propios ciudadanos.

Mientras que abogados conservadores hacen lo imposible para que no se produzca el legítimo matrimonio entre dos personas del mismo sexo el próximo 1ero de Diciembre, la Iglesia introdujo un poco de presión entre los legisladores. Prueba de esto último es el reprochable comportamiento de varios legisladores que no dieron quórum en la última reunión de las Comisiones que discutían el Proyecto de Ley. Sobre este penoso y muy criticable suceso, recomiendo que lean esta nota que el periodista José Luis Jacobo de Mar del Plata, mantuvo con el periodista Bruno Bimbi quién lleva una cobertura excelente y muy precisa de este tema.

 

 

Etiquetas de Technorati: ,,,,

ADLa decisión de no apelar el fallo de la jueza Grabiela Seijas por parte del Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri puso los pelos de punta a más de un conservador. Pero si hay alguien que se lleva todos los premios, es el Cardenal Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, quien salió corriendo de la catedral con la casulla al viento a querer poner orden moral en medio se semejante herejía.

EL señor mayor que viste con estola, generalmente color púrpura, se habría sentido "sorprendido" por la decisión de Mauricio "Pro" de no apelar, e insinuó que estaría incurriendo en una falta en sus deberes como "guardián de las leyes". Como es típico de los representantes de la Iglesia Católica, intentan influir en las decisiones del gobierno. No es de ahora, claro; es un comportamiento que los destaca hoy, pero es un vicio que se han tomado desde que pisaron continente americano.

Como es de esperar de este tipo de clérigos conservadores, han comenzado a movilizar otros sectores del palo para lograr que el próximo 1ero de Diciembre los activistas Alejandro Freire y José María Di Bello, no concreten el primer matrimonio entre dos personas del mismo sexo, que será el primero en materializarse en Argentina, y en el resto de América Latina. La técnica a la que recurrió el purpurado fue precisamente, la única para la que está habilitado: sermonear.

Entonces, nerviosismo mediante, hablan del apocalipsis de la sociedad, de la crisis de valores, de la destrucción de la familia. Que Dios no nos quiere por ser enfermos y que la biblia nos castiga. Pero no pequemos (¿) de insensibles. Entiendan a este señor mayor, que lee latín y griego, que usa ropa de hace 1.500 años, que camina con un bastón que no necesita, y que además, se hace besar el anillo (cosas raras si las habrá). ¿Cómo va a entender de que se trata? Antes que nada, y por encima de todo, está el dogma. ¿Pero hasta qué punto la iglesia, y todos los sectores conservadores asociados a ella no son capaces de presionar para detener el debate?